Kumba y displasia de cadera

KUMBA es una hembra de raza Golden Retriever de 8 meses que acudió recientemente a Hospital Veterinari de Torrent por cojera del tercio posterior, le costaba ponerse en pie en posición normal y evitaba subir las escaleras.

Realizamos un completo estudio radiográfico de cadera bajo sedación para poder posicionar correctamente a la paciente en posición ventro-dorsal.

La displasia de cadera es la patología ósea más frecuente en el perro que consiste en una malformación degenerativa en la articulación coxofemoral y que se desarrolla con el crecimiento del cachorro, a partir de los 4-5 meses de edad. Sucede cuando la cabeza del fémur no encaja dentro del acetábulo de la pelvis porque no hay una correcta congruencia.

Se trata de una enfermedad multifactorial; es decir, diversos factores han demostrado jugar un papel en el desarrollo de la patología, tales como: la laxitud coxofemoral, que permite una subluxación de la cabeza del fémur durante la marcha; la nutrición (por exceso de calcio y vitamina D en la dieta); el peso del animal (los perros más pesados desarrollan osteoartritis antes que los más delgados); velocidad de crecimiento (los cachorros de crecimiento rápido tienen más riesgo de desarrollar displasia de cadera); genética (muchas veces es hereditaria); la masa muscular (las más flácidas tienen más tendencia), y por último la raza (aunque puede afectar a cualquier perro, algunas razas parecen estar predispuestas: Golden Retriever, Pastor Alemán, Pastor Belga, Rottweiler, San Bernardo y mastín).

Como opción de tratamiento se optó por la técnica quirúrgica de doble osteotomía, inicialmente en la cadera derecha. Consiste en realizar dos cortes en el hueso por ilion y pubis para conseguir rotar el acetábulo unos grados hasta hacerlo encajar en la cabeza del fémur y fijar después con placa y tornillos.

Kumba permaneció hospitalizada con tratamiento analgésico, antibiótico y antiinflamatorio hasta su recuperación.

Ahora nuestra Kumba estará unos días en reposo en casa recibiendo la medicación, con los cuidados de sus dueños y nuestras revisiones traumatológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X